lunes, 6 de octubre de 2014

La vida cambia permanentemente

Sabemos que nada es para siempre, que la vida cambia permanentemente, que todo fluye con su propio ritmo, y que aquello que hoy parece seguro solo es temporal porque nada permanece de forma estática.


Cambian las economías, las políticas, las relaciones, la naturaleza, la tecnología, la ciencia, las creencias, nuestras emociones, y nuestras ideas. El día de hoy nosotros somos diferentes a los que éramos ayer.

Nos cuesta trabajo aceptarlo, y no importa que tanto nos esforcemos porque todo siga igual, la realidad es que las cosas cambian.

Pensemos un momento en nuestra salud, en nuestras relaciones, nuestro trabajo, nuestra familia. Es duro pensar que hoy estamos aquí y quizás mañana no. Pero estar consciente de esto es saludable.

Aceptar que el cambio es parte de la vida, que la existencia es transitar de un estado a otro, es decir, un movimiento continuo, nos ayudará a fluir con ella. Así estaremos más alertas y dispuestos para aceptar las sorpresas que la vida nos tenga preparadas.

No podremos evitar que esto suceda, pero si podríamos prepararnos para responder de mejor manera, aprovechando el impulso positivo que provocan las cosas buenas que nos suceden, y minimizando el impacto negativo de las cosas no tan buenas.


Al no querer aceptar los cambios, corremos el peligro de quedarnos atrapados en los recuerdos y las añoranzas del pasado y perdernos la grandiosa oportunidad de vivir el presente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mi, gracias por comentar!

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.