lunes, 7 de marzo de 2016

Utilice su entorno.


En la medida que usted va aprendiendo sobre lo importante de sus creencias, su mente percibe con mucha más claridad cómo es que su forma de pensar con respecto a todo lo que le sucede y le rodea afecta su manera de sentir y por consecuencia de actuar. Así que ahora usted está en condición de aprovechar de mejor manera su entorno para su ventaja.

¿Cómo hacerlo?

En primer lugar, reducir o eliminar aquello en su entorno que pueda revitalizar una vieja creencia. Por ejemplo, para el fumador, todos los ceniceros y otros objetos relacionados con los cigarrillos podrían ser descartados o regalados. Esto ayudará al creyente a dejar de lado la vieja creencia y aceptar la nueva.

Otro ejemplo podría ser, para quienes buscan de mayores riquezas, dejar de ver los medios de comunicación que glorifican la pobreza, y organizar su vida financiera de tal manera que la pila de facturas pendientes no estén a la vista, no porque deban ser ignoradas, sino para que sean atendidas donde y cuando se elija. Si se tiene un montón de facturas en el escritorio que ve todas las noches cuando regresa de casa, una de las primeras cosas en que se piensa es en lo mucho que NO se tiene. Y eso no es útil para la creación de lo que se desea.

En segundo lugar, llenar su entorno con imágenes y sonidos que le recuerdan qué es lo que quiere creer. Para el ex fumador, esto podría ser imágenes de pulmones sanos, de gente que corre, nada, y hace ejercicio de verdad, que promueve un estilo de vida saludable. Para aquellos en el camino hacia la riqueza, podrían ser imágenes que evocan sentimientos agradables, de satisfacción y opulencia. Por citar algunas ideas, quizás el cuadro de un hermoso viñedo, un castillo, fotografías de gente rica y generosa realizando alguna labor admirable, etc. Cualquier cosa que le ayuda a pensar en abundancia.

En tercer lugar, sea creativo. En cualquier momento. No hay reglas limitantes. Por ejemplo, podría armar un álbum de fotos o recortes acerca del yate que le gustaría tener, el auto que le gustaría conducir, el viaje que le gustaría realizar.  Revíselo con frecuencia, haga de esta actividad un momento de placer, y dígale a su mente lo que quiere. Crea que esto es algo que irremediablemente tiene que ser y será.

La rapidez o lentitud depende de lo bien que defina sus creencias y de su capacidad para centrarse exactamente en lo que quiere lograr. Si pretende poseer un auto nuevo, vaya a la concesionaria y pida una prueba de manejo. Siéntalo, disfrútelo y permítase soñar, luego enfóquese en eliminar aquello que le impide lograr lo que desea. Mantenga su creencia positiva, use el recuerdo de la experiencia para alimentar el subconsciente que recibirá el mensaje y le llevará por el camino de las posibilidades.

Su entorno es una clave fundamental para mantener y reforzar los cambios que ha logrado. Utilice su entorno y sáquele provecho!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mi, gracias por comentar!

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.