lunes, 24 de julio de 2017

Buscando la salud óptima



"La salud óptima no es sólo la ausencia de enfermedades, sino la presencia de bienestar en las áreas mental, emocional, física, espiritual y social."

La salud óptima es esencial en todos los niveles, desde el individuo hasta la sociedad en la que vivimos y el entorno que nos rodea. Tenemos que empezar a pensar en la riqueza no sólo en términos de posesión de dinero y propiedades, sino también la posesión de bienestar mental, emocional, físico, social y espiritual.

Salud mental

La verdad es que la mente es el precursor de todos los estados.

Con una mentalidad adecuada, un pobre hombre todavía puede ser feliz. A la inversa, si la mentalidad no es correcta, no importa cuánto posesiones materiales pueda tener, todavía puede ser una persona muy infeliz. Así, Gandhi dijo: "El mundo tiene lo suficiente para las necesidades de todos, pero no lo suficiente para la avaricia de una sola persona".

Así que una mente sana es aquella que posee una mentalidad que puede conducir a la felicidad y el contentamiento con uno mismo y el mundo que nos rodea. Proporciona la claridad de pensamientos, la buena penetración y la capacidad de ver cosas a través de una mente imparcial.

Ser capaz de ver las cosas a través de una mente imparcial no es una hazaña pequeña. Es extremadamente difícil observar el despliegue de eventos y fenómenos sin juzgar. Asociamos habitualmente emociones o sentimientos a eventos, y permitimos que tales emociones dirijan nuestras acciones. Nuestros gustos por ciertas cosas y aversiones para los demás están estrechamente asociados con nuestras emociones.

Salud emocional

Son nuestras emociones las que nos llevan a actuar impulsivamente a veces. Por lo tanto, un alto nivel de auto-conciencia en esta área es extremadamente útil. De hecho, es esencial para nuestro bienestar. Después de todo, las cosas y las relaciones que pueden tardar años en construirse pueden ser destruidas en un momento de ira.

Hay emociones positivas y negativas. Las emociones positivas como el amor, la compasión y la alegría deben cultivarse, mientras que las emociones negativas como el miedo, la ira y el odio necesitan ser erradicadas.

Cuando se le preguntó acerca de esto a un sabio de la India nos ilustró con la siguiente historia:

Un anciano le dijo a su nieto: "Tengo dos tigres enjaulados dentro de mí, uno es amor y compasión, el otro es miedo e ira".

El muchacho preguntó: "¿Cuál ganará, abuelo?"

El viejo respondió: "El que yo alimento".

A veces, puede parecer que no tenemos control sobre nuestras emociones. Esto no es verdad, el manejo de nuestras emociones depende de lo conscientes que estemos de ellas, particularmente en su nacimiento. Cuanto antes podamos observar cómo es que surgen, mejor podemos manejarlas.

Más y más investigaciones están demostrando que nuestro bienestar está estrechamente vinculado a nuestra salud emocional y mental. El sistema inmunológico de nuestro cuerpo es generalmente mejorado por la perspectiva mental positiva y la emoción, y por el contrario, se ve afectado por estados mentales y emocionales negativos. Por lo tanto, el estrés, la preocupación, la ira y el miedo son algunos estados que pueden conducir a enfermedades físicas como la hipertensión, enfermedades cardíacas, úlceras pépticas, depresión y una serie de otras enfermedades.

Salud física

Por lo tanto, para mantener un bienestar físico óptimo, debemos centrarnos no sólo en nuestro cuerpo sino también en nuestra mente y emociones.

En un nivel físico, nuestro cuerpo puede mantenerse saludable a través de un sueño y un descanso adecuados, una nutrición adecuada, ejercicios regulares y un ambiente saludable y libre de contaminación.

Salud Espiritual

A través de las edades, los sabios nos han informado y enseñado constantemente que somos esencialmente seres espirituales.

Aunque la ciencia médica no ha sido capaz de revelarnos nuestra naturaleza espiritual, hay muchas evidencias indirectas que nos indican  que sería tonto ignorarlo. Las historias de personas que habían pasado por una experiencia cercana a la muerte (EQM), o personas moribundas con un conocimiento cercano a la muerte, o simplemente una cura de una enfermedad "incurable", sugieren que hay más en la vida que sólo el estado físico.

Las principales religiones del mundo basaron todas sus enseñanzas en la creencia de que somos esencialmente seres espirituales. De acuerdo con estas enseñanzas, nuestra existencia física es secundaria.

Si bien es cierto que debemos centrar nuestra vida más en nuestra naturaleza espiritual que en nuestra naturaleza física, sería difícil para la mayoría de la gente hacerlo, al menos espontáneamente. Las cosas no pueden cambiar de la noche a la mañana. Sin embargo, intentar cambiar la "Mentalidad", pudiera ser quizás el mejor lugar para comenzar.

Salud financiera

Sin embargo, en un nivel más mundano, la mayoría de la gente todavía está atorada en cómo sobrevivir el día a día, donde conseguir el cheque siguiente para pagar la cuota de la casa, y así sucesivamente.

Por lo tanto, en la práctica, debemos buscar formas de lograr un estado financiero que teóricamente nos liberaría de la limitación del trabajo "forzado". Aquí es donde el concepto de libertad financiera es tan atractivo. De acuerdo con este concepto, uno debe esforzarse por un estado en el que tengamos una o más fuentes de ingresos que puedan generarse pasivamente, es decir, incluso cuando no trabajamos.

Esto es lo que Robert Kiyosaki denominó como "ingreso pasivo".

Según él, los ingresos pasivos sólo pueden lograrse convirtiéndose en un inversionista o propietario de un negocio, no un propietario único o un empleado. Para convertirse en un inversionista o propietario de un negocio, debe gastar el tiempo y dinero para adquirir la inteligencia financiera. A diferencia del IQ o EQ, la inteligencia financiera se puede adquirir a través de la auto-educación.

Para obtener un chequeo de salud financiera, consulte con un contador, un banquero o un planificador financiero en el que pueda confiar.

Salud social

"Ningún hombre es una isla."

Como médico, estoy en una posición única para confrontar y consolar a los pacientes moribundos. Una de las cosas más importantes que he observado es que las personas moribundas no preguntan por su dinero o posesiones. En cambio, enfocan su energía y fuerza restante en tratar de curar las relaciones heridas. Es como si hubiera una necesidad inherente de conseguir un cierre adecuado a una relación.

Por lo tanto, formar y cultivar una relación sana es importante para nuestro bienestar. Desafortunadamente, esto es algo que a menudo se pasa por alto hasta que es demasiado tarde. Si hay algún perdón por hacer, o la necesidad de ser perdonado, dejar las cosas hasta los últimos minutos puede terminar con un deseo insatisfecho de un cierre.

Sabiendo esto ahora, ¿no deberíamos dedicar más tiempo y esfuerzo a mejorar nuestra relación con nuestros seres queridos, especialmente con nuestros padres, cónyuges, hijos y hermanos?

Esta charla fue compartida por el Dr. Tim Ong, un médico con una larga experiencia en medicina familiar, y también como orador, entrenador y consejero en su comunidad. KlinikOng.com




2 comentarios:

Tu opinión es importante para mi, gracias por comentar!

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.